Tópicos


Cuando nace un niño/a con Síndrome de Down las preguntas se amontonan, los padres están ansiosos por conocer el problema de su bebé y escuchan con atención todo tipo de comentarios de familiares , amigos, vecinos... comentarios que no siempre son correctos. La sociedad ha estereotipado y encasillado a las personas con Síndrome de Down y es nuestro deber defender que son únicos e irrepetibles como el resto de las personas.

Las personas con Síndrome de Down no son más cariñosas, ni felices, ni les gusta la música más que a cualquier otra persona.

No son siempre niños, crecen y se desarrollan mental y físicamente como el resto de la gente, si se les ofrece las condiciones necesarias para su desarrollo. Pasan por todas las etapas de la vida: infancia, adolescencia, vida adulta.

No existen grados de afectación por el síndrome de Down: simplemente se tiene o no se tiene.

No hay culpables.
No es una enfermedad.
No se puede "curar".