Consejos


El adulto que queremos para mañana, tenemos que ir encauzándolo desde la cuna. Nuestros hijos/as llegarán a ser adultos en la medida en que nosotros/as trabajemos sus posibilidades. Es un aprendizaje desde la infancia, una educación que ayude a adquirir habilidades, que dé ocasión al niño/a y al adolescente de ir tomando pequeñas responsabilidades.

  • Como les cuesta esfuerzo la vida ordinaria, no les dejamos hacer las tareas por sí solos.
  • Como les cuesta tiempo aprender, hacemos por ellos.
  • Como les cuesta tragar, pasamos la comida por la batidora.
  • Como tardan en abrocharse los zapatos, se los abrochamos nosotros.
  • Como tardan en vestirse, les vestimos.
  • Como se lavan mal la cabeza, se la lavamos.
  • Como pensamos que no saben elegir, elegimos nosotros su ropa.
  • Como nos da miedo la ciudad no les dejamos ir solos a ninguna parte. No tienen oportunidad de aprender.
  • Como nosotros tenemos frío les ponemos un abrigo.
  • Como nosotros tenemos sed les ponemos el agua en la mano.

La propia deficiencia les hace limitados/as, pero la falta de experiencia les deja desvalidos/as y ésta es nuestra propia responsabilidad.