Entrevista a Marina Echauri, logopeda

“El apoyo del equipo profesional de aquí es un factor que aporta mucha seguridad a las familias”

Seguimos con la serie de entrevistas a profesionales y personas usuarias de nuestra entidad en estos boletines informativos cuatrimestrales.

En el último número hablamos con Izaskun y Miguel del Grupo de Apoyo Emocional y Educativo para Familias con hijos/as en Infantil y Primaria y ahora, siguiendo este orden, nos toca charlar con Marina Echauri Larráyoz, logopeda y responsable de este grupo de atención a familias.

¿Cuál es el objetivo del grupo?

El grupo cuenta con dos objetivos principales. Por un lado ofrece un espacio donde compartir preocupaciones o situaciones que están viviendo, aunque el grupo cuente con familias que se encuentran en etapas distintas, todas cuentan con la necesidad de tener un espacio de apoyo emocional en donde poder desahogarse y recibir el feedback de familias que han pasado previamente por situaciones que quizás ellos están viviendo en el presente. Les sirve de muchísima ayuda retroalimentarse de estas experiencias, ajustar así sus expectativas, no sentirse solas o incomprendidas, sino aliviadas y con la mirada puesta en lo que llegará más adelante.

Por otro lado, el grupo también cuenta con el objetivo de formar a las familias ante distintas cuestiones relacionadas con la etapa educativa. Es una nueva etapa con muchas incógnitas y retos distintos, surgen muchos interrogantes respecto a modalidades de escolarización, la etapa evolutiva y características de cada una, situaciones que surgen en los centros, etc.

¿Qué temas se tratan?

Depende mucho de la situación personal y momento en el que esté cada familia. Algunas veces hay temas comunes que recurrentemente surgen año tras año, como por ejemplo, estimulación del lenguaje, apoyos y adaptaciones que pueden trabajarse desde casa, adaptaciones curriculares del centro, rutinas o normas, habilidades sociales o conductas entre los iguales, modalidades de escolarización… Sin embargo, cada año se trata de indagar de manera más concreta en un ámbito específico para poder ampliar la información y así poder resolver la demanda de familias con hijos/as en edades tempranas, así como en edades más adultas, como por ejemplo, trabajar el duelo, la adolescencia y los cambios que conlleva, sexualidad, itinerarios en la ESO/FP, salidas laborales…

¿Cuáles son las inquietudes más habituales?

Normalmente son las familias con hijos/as de menor edad las que suelen contar con muchas inquietudes. Es comprensible porque aún están empezando a observar cómo es el funcionamiento a nivel de aprendizaje de sus hijos/as, cómo funciona el mundo educativo, inclusión educativa, cómo es ese camino por el que han pasado otras familias con peques de más edad…

Las dudas principalmente van relacionadas hacia el cómo van adquiriendo esas habilidades y si es normal que pase esto o que pase esto otro, si es funcional este método o no, si lo que les ha aconsejado el colegio está bien o mal. Sienten muchas dudas respecto a ello y especialmente respecto al hecho de equivocarse. Es comprensible, quieren hacerlo bien y quieren estimular a sus hijas/os de la mejor manera o tomar las mejores decisiones, pero en ocasiones, para lograr eso debemos cometer errores para darnos cuenta de cuál era la mejor opción.

Evidentemente se les trata de aconsejar siempre y orientar para evitar situaciones así, pero no siempre se consigue por los motivos que sea y es entonces cuando hay que tranquilizarles, ofrecerles confianza y transmitir el mensaje de “esto es un aprendizaje más”.  Lo positivo es que las familias se apoyan en el equipo de la Asociación y saben que el criterio con el que se les orienta es el correcto y se sienten mucho más empoderadas ante distintas situaciones o decisiones. Tienen el apoyo del equipo profesional de aquí, creo que eso es un factor que aporta mucha seguridad a las familias.

¿Varía mucho el trabajo con las familias de Infantil a las de Primaria?

Varía mucho el trabajo entre las mismas familias. Cada una cuenta con una situación particular y propia, pero sí, varía mucho más entre las distintas etapas. Y si hablamos de la etapa de secundaria o posterior aún más, las necesidades cambian muchísimo, incluso la forma en la que la familia gestiona las inquietudes y demandas es otra.

Como he mencionado, en etapas tempranas, hay mucha ansiedad, dudas y todo se vive de manera muy intensa porque estas lidiando con situaciones nuevas o con las que no se tiene tanta experiencia. Es un momento de mayor vulnerabilidad que en otras etapas. Por ejemplo, temas como control de esfínteres, comunicación, problemas conductuales… Creo que quizás en esta etapa surgen más este tipo de dudas y se vive con algo más de miedo que en etapas posteriores. Sin embargo, esas dudas o demandas, son más sencillas de atender, hay margen de actuación porque están en esa fase temprana y es completamente comprensible que las familias lo vivan así. Esta fase es la que va a dar a las familias las herramientas necesarias para poder gestionar muchas otras situaciones que ocurrirán más adelante.

En las etapas siguientes, las familias ya cuentan con más experiencia, recorrido y lo gestionan de otra forma, pero las demandas son más complejas. Están en momentos de mucho cambio porque hay muchos frentes abiertos. Por un lado, la adolescencia, la entrada a la etapa de secundaria u otras etapas, los cambios que se dan en dichos momentos y en ocasiones, la complejidad aumenta si es que hay factores añadidos a nivel individual, familiar, de centros, de sistema y gestionarlos es una tarea muy complicada. Por eso es muy importante recordar que, el grupo en esta etapa, así como la Asociación, tienen un papel fundamental. El apoyo en estos momentos debe ser completo porque es la forma de proteger y ayudar a las familias cuando están en un momento muy vulnerable.

¿Cuál es tu papel en estas sesiones?

La de guiar y orientar al grupo para resolver las demandas que se han recogido, puede ser de manera formativa, puede ser mediante recursos, compartir experiencias o en general, ofrecer la información o el contacto de la persona que posee la información necesaria para resolver las demandas planteadas.

También ofrecer mi apoyo y respiro a las familias. El ambiente de las reuniones es muy distendido y pueden salir en ocasiones temas más personales, eso sirve de cara a que el resto también empatice con la situación de esa familia. Al final se crea así un vínculo fuerte entre ellas, pero al final, cuando se acaba la reunión se nota que salen de ahí con mayor seguridad e información, así como con otra perspectiva para afrontar la duda o el tema que les rondaba la cabeza.

¿Qué papel juegan los centros?

Las familias del grupo tienen distintas demandas y están en etapas diferentes, pero todas están de acuerdo en que el papel de las escuelas es fundamental. El centro cuanto más invierta en tener una buena comunicación, colabore y sea transparente tanto con las familias, como con nuestra Asociación, conseguirá tener una relación muy satisfactoria. Esto es muy importante tanto por el propio centro y la calidad de su enseñanza, como por el respeto y bienestar del alumnado, profesorado y familias.

Es el centro educativo, de hecho, quien al final debe velar por el bienestar de toda su comunidad educativa cuidando siempre el defender y fomentar la inclusión, así como los diferentes principios que la sustentan: la participación, la presencia y la calidad en el aprendizaje.

Esto supone que todas las familias que pertenecen al centro, así como sus hijas/os deben de sentirse partícipes, presentes y notar la calidad humana y educativa que el centro posee. Destaco que, si las familias notan la transparencia de la escuela, aumenta mucho la confianza hacia el centro, si se sienten partícipes supone una mayor implicación de las familias y empoderamiento en la toma de decisiones que se realizan. Y si por supuesto notan la calidad humana y educativa del centro, notan que la relación está siendo cuidada logrando así mayor seguridad y cercanía.

¿Cómo es la relación con estos centros?

Siempre intentamos que la relación y perspectivas de las familias hacia el centro sea positiva, debemos mediar en favor de una buena relación y comunicación con los centros.

Nuestro papel como Asociación es la de beneficiar a las personas usuarias, pero para beneficiarlas es fundamental que exista una buena relación entre las familias con los centros educativos en donde exista plena confianza y comunicación. Es muy importante que nuestro apoyo sea bidireccional, porque como grupo y Asociación, además de apoyar a las familias, también nuestra función es apoyar a los centros en todo lo que podamos, y muchas veces esa segunda parte no es tan visible como la primera.

A veces hay algo de miedo a que la Asociación medie en algunos momentos, cuando el propósito de intervenir es únicamente el beneficiar a las personas usuarias, velar porque las familias entiendan que en un centro se dan muchas situaciones y pueden darse malentendidos, informaciones perdidas o sesgadas, etc. Por ello veo muy importante contar con la buena relación del centro para solventar este tipo de situaciones de la manera más adecuada para las familias y las personas usuarias.

¿Qué tipo de apoyo se les presta?

Se les brinda mucho apoyo de carácter informativo, también respecto a dudas o cuestiones en donde presentan más inseguridad o de cara a orientarles respecto a diferentes acciones de sensibilización. Muchos centros tienen dudas sobre la mejor forma de proceder o de llegar a todo el alumnado respecto a cuestiones de discapacidad o inclusión, por lo que brindarles recursos o la información pertinente les da mucha seguridad de cara a reafirmar ciertas decisiones que tenían en consideración.

¿Por qué crees que es importante que nuestra entidad cuente con un grupo de apoyo como este?

Es importante porque contar con ese espacio de desahogo, de comprensión, apoyo, formación, les da muchas herramientas de cara a enfrentarse a muchas situaciones que van a vivir en algún momento.  O, aunque no las vivan, pero si quizás otras similares, si cuentan con un grupo así, sirve para crear una red de soporte y respiro.

Es un espacio donde se cuenta con el apoyo del resto de las familias y de la Asociación, donde poder compartir experiencias, conocimientos y como punto de encuentro para crear Asociación en donde todo el mundo se retroalimenta de todo el mundo, es algo muy enriquecedor.