Jornada Sobre el Envejecimiento de las Personas con Síndrome de Down

El envejecimiento de las personas con Síndrome de Down: un nuevo reto para todos.

La Asociación Síndrome de Down de Navarra organizó, el 11 de noviembre en el Civican de Pamplona,  una jornada sobre el envejecimiento en personas con Síndrome de Down, en colaboración con la Escuela de familias y discapacidad de la Fundación MAPFRE. Un punto de encuentro para la reflexión y el debate, una puesta en común entre profesionales y familias que ayuden a planificar y diseñar programas y servicios para el futuro envejecimiento de las personas con Síndrome de Down.

La conferencia inaugural, impartida por Gonzalo Berzosa, Director de la Escuela y Director del Instituto de Gerontología y Servicios Sociales, versó sobre: “Procesos de envejecimiento en la persona con Síndrome de Down: retos para las familias, profesionales e instituciones”

“Las personas con Síndrome de Down antes sólo tenían pasado y presente pero hoy además tienen futuro, van a vivir muchos años y el reto es vivirlos bien”. Son palabras de Gonzalo Berzosa, un brillante orador que supo trasmitir serenidad y emoción a las familias ante un tema difícil y complicado como es el planificar el futuro envejecimiento de los hijos: ¿dónde vivirá?, ¿qué papel desempeñaran sus hermanos?, ¿quién atenderá sus necesidades?……

El ponente recordó la Convención de Derechos de las personas con discapacidad propugnada por la ONU en el 2006 que incluye el derecho a envejecer bien, con recursos que garanticen el bienestar personal y el mantenimiento de la calidad de vida conseguida e insistió en que familias y profesionales tienen que adoptar un papel activo y protagonista ante la nueva situación de ser persona mayor con Síndrome de Down ya que su  esperanza de vida actual es de 62 años.

También dio buenos consejos: actividades de prevención como estimulación cognitiva, ejercitar el lenguaje, actividad física (deporte), fomentar las relaciones personales y compartir información entre familias y profesionales.  Animó a las familias a estar muy atentos porque “la rutina cotidiana no facilita apreciar los cambios de las personas con discapacidad” e hizo hincapié en la necesidad de observar  los cambios en la secuencia de actos rutinarios, cambios frecuentes de humor, pérdida de orientación (tiempo/espacio), mayor torpeza, fatiga o aparición de rasgos neuróticos, fobias, obsesiones.

La segunda parte de la jornada estuvo centrada en la mesa redonda en la que participaron Inés Francés, Directora Gerente de la Agencia Navarra para la Dependencia, Gonzalo Berzosa, María José Leoz como miembro de la Junta Directiva y familiar de la Asociación Síndrome de Down de Navarra y Edurne Pascal, Psicóloga de la entidad. Inés Francés adelanto que desde el Gobierno de Navarra se está pensando en la creación de espacios diurnos par la estimulación de personas adultas con discapacidad intelectual, un espacio para mantenerse en la vida activa con vínculos sociales. “Tenemos que pensar que las personas con discapacidad tienen que poder elegir lo que les satisface; viviendas con apoyos pueden ser una alternativa, las unidades de convivencia… hay que ser imaginativos para poder decidir, herramientas hoy en día, hay”

Para María José Leoz las entidades tienen un gran trabajo por delante para desarrollar nuevos programas y servicios que mejoren la calidad de vida de las personas mayores con Síndrome de Down e invitó a las familias a participar en el proceso de diseñar el futuro: viviendo juntos, en residencias……”Se inicia una etapa apasionante para abordar el envejecimiento de nuestros hijos”.